miércoles, 5 de noviembre de 2008

Obama Wins! y el efecto Obama en la bolsa de valores

EL CAMBIO LLEGO

Barack Obama será el primer presidente negro de EEUU. El senador demócrata ha arrasado en las urnas con un resultado histórico: 63 millones de votos (53%) y más de 340 delegados, muy por encima de los 270 que necesitaba para hacer realidad un sueño que hace sólo dos años parecía imposible.

Ni voto racista —el exagerado 'efecto Bradley'— ni vuelco de última hora a favor de John McCain. El candidato del cambio y la esperanza se ha adjudicado todos los estados que consiguió John Kerry hace cuatro años y, como mínimo, otros ocho.

"El cambio ha llegado a América", proclamó el vencedor ante la multidud multirracial que se congregó en el Grant Park de Chicago. "¡La victoria es vuestra!", afirmó entre el griterío incesante del "Yes we can" ("Sí, podemos"), transformado sobre la marcha en "Yes we did" ("Sí, lo hicimos").


El Reverendo Jesse Jackson llora por el triunfo de Obama en las urnas.

Con su habitual sobriedad, sin concesiones a la galería, Obama estrenó el traje de presidente electo con una referencia muy directa al alcance de su triunfo para la comunidad negra: "América es el lugar donde todas las cosas son posibles". El reverendo Jesse Jackon no pudo contener las lágrimas; la presentadora Oprah Winfrey se quedó sin voz de la emoción.

Pero los triunfadores de la noche fueron los más de 70.000 seguidores que lograron entrar en el recinto, más las decenas de miles que se quedaron fuera festejando la noche histórica. "Esta victoria os pertenece", dijo el senador, que tuvo también palabras para quienes no le votaron: "He escuchado vuestras voces, voy a necesitar vuestra ayuda, seré también vuestro presidente".




Aunque no hay certidumbre sobre el éxito que tendrá el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, en sus políticas para contrarrestar la crisis financiera global, algunos mercados alrededor del mundo ya han empezado a reaccionar.
Bolsa de valores


En Asia se registraron notables alzas en el precio de las acciones como respuesta al resultado electoral y a la expectativa generada el martes en los mercados de Nueva York ante la posibilidad de una victoria de Obama.

El índice Nikkei de Japón cerró 4,4% arriba, mientras que el Hang Seng de Hong Kong subió 3,2%, el de Singapur 2,6% y el de Australia 2,9%.

Hay esperanzas de que los demócratas en Estados Unidos acelerarán la aplicación de medidas de rescate para impulsar la mayor economía del mundo.

Pero no todos los mercados del mundo reaccionaron con alzas. En Europa, donde las acciones habían subido fuertemente el martes durante la elección presidencial estadounidense, se registraron nuevas caídas ante la sombría perspectiva económica.

El principal índice de Gran Bretaña, el FTSE, bajó 2,3% poniendo fin a una racha de seis sesiones consecutivas con números positivos.

Los otros principales índices europeos, que también habían registrado subidas similares, cayeron en la sesión del miércoles: el Dax de Frankfurt cerró con una pérdida de 2,11% y el Cac de París cayó 1,98%.

Mejor con los demócratas

En Nueva York, por su parte, los mercados también abrieron a la baja, aunque históricamente siempre han prosperado durante las administraciones de presidentes demócratas.

De acuerdo al historiador de la bolsa de valores, David Schwartz, los mercados en EE.UU. han subido en promedio un 10% durante el primer año de una presidencia demócrata, mientras que durante una republicana han subido menos de 2%.

Estos resultados positivos no sólo se registran durante el período de "luna de miel" del nuevo presidente.

Un estudio en 2006 realizado por Jeremy Siegel, profesor de finanzas de la Universidad de Pennsylvania, demostró que entre 1948 y febrero de 2006, los dividendos de las acciones registraron un promedio de 15,3% bajo los demócratas y apenas el 9,5% bajo los republicanos.

El mejor presidente para los mercados resultó ser Bill Clinton. Durante su mandato el índice S&P subió un promedio de 15,2% al año, mientras que el Dow Jones ganó un promedio de 28,3% anuales.

¿Manos atadas?

No obstante, los resultados no serían necesariamente iguales bajo una presidencia de Barack Obama.

Aunque hay esperanzas generalizadas de que un nuevo rostro en la Casa Blanca le traiga energía y dirección a la solución de los problemas financieros de Estados Unidos, el reportero de asuntos económicos de la BBC, Mark Gregory, dice que las opciones para Obama estarán severamente limitadas por la magnitud de la crisis que hereda.

El déficit presupuestario sin precedentes significa que el nuevo presidente no tendrá la liquidez necesaria para invertir en soluciones. También podría socavar el ambicioso plan de seguro de salud que propuso durante la campaña, dice Gregory.

Obama estará buscando poner más dinero en los bolsillos de las personas de bajos y medianos recursos a través de una reforma tributaria que gravaría más a los de muy altos ingresos, pero lo que eso genere no es tan significativo.

De todas maneras, en algunos aspectos clave de la economía las decisiones importantes ya fueron tomadas por el Congreso hace un mes y el nuevo presidente estará encargado de aplicarlas en lugar de ofrecer nuevas ideas.

El mundo estará atento de lo que pueda hacer Barack Obama con la mayor economía del mundo, tan crucial para el resto de los mercados en el mundo.

Fuente: BBC
Se ha producido un error en este gadget.